2 hombres dedicados al arte se convierten en empresarios exitosos

Dedicarse al arte es una aventura muy arriesgada que no siempre termina bien, muchos fracasan en el intento de alcanzar el éxito mientras que otros se convierten en hombres de negocios.

Muchas personas tienen un prejuicio muy marcado cuando se habla de trabajar en el ambiente artístico y es que en el Perú, el presupuesto que se destina para la escena artística es poco en comparación con otros países de la región. Lo que sí se puede afirmar es que ese panorama está cambiando, a partir de entender al arte como un negocio rentable. Varias universidades están impartiendo carreras de artes escénicas como la UPC, que a través de su director y reconocido actor, Leonardo Torres, están impulsando una educación, no solo por el lado artístico, sino con un enfoque empresarial, pues en la actualidad la institución está incorporando cursos de gestión empresarial que les permita, entre otras cosas, financiar, producir y poner en escena espectáculos de primer nivel.

El legado de Cattone

Uno de los pioneros en manejar temas de negocios, desde el arte es el gran actor y director teatral Oswaldo Cattone, ahora también convertido en director general de Producciones Acquario SRL, empresa que acoge al teatro Marsano, donde ha montado, dirigido y actuado en 132 piezas, que han convocado a, por lo menos, cinco millones de personas en los últimos 42 años. Algunas de estas obras han tenido un éxito inusual para el mercado peruano y todo surge desde el lema: “Siendo felices”. En ese sentido, el director comparte algunas de sus claves sobre la vitalidad y la felicidad para tener éxito en el trabajo.

1.- Amor a la vida: “Como actor, director de teatro y empresario, he tratado de no dejarme vencer por la depresión. Esto es algo que debe ser practicado por muchos CEO o empresarios que se dejan llevar por el estrés”.

2.- Ser muy ordenados: “Soy una persona mentalmente sana y trato de demostrarlo. No maltrato, respeto al otro. Siempre cumplo con los horarios. Eso no solo demuestra orden para trabajar sino también profesionalismo”.

3.- Luchar contra la desmotivación: “Es normal que un día estés deprimido, otro colérico o amoroso o sin ganas de trabajar. Pero no dejes que eso afecte tus labores”.

El formador Aguilar

Durante tres años Efraín Aguilar fue profesor en el colegio 3047 de Comas. En 1968 egresaba del Instituto Pedagógico Nacional Monterrico con una tesis que definiría su futuro: “Teatro y educación”. Aguilar, en ese entonces, no se imaginaba que se convertiría en el productor de los programas más sintonizados de la historia de la televisión peruana, desde “Risas y salsa” y “Mil oficios” hasta “Al fondo hay sitio”. Pero desde aquella época de pedagogo, el futuro productor ya ejercía un método que con los años aplicaría en la dirección de sus exitosas series: el liderazgo educativo.¿En qué consiste ese exitoso método de gestión de personas que, llevado a la televisión, genera una productividad del 100% y picos de 50 puntos de rating?

1.- Capacidad de dirigir: El líder debe tener la seguridad de lo que dice y lo que hace. Tiene capacidad de decisión y don de mando, que debe dominar para no caer en el abuso de poder.

2.- Trato horizontal: Con los actores soy horizontal: dialogo con ellos, me entero de sus problemas y les doy consejos, pero entienden que hay momentos para ser el padre, el hermano, el amigo y otros para ser el jefe.

3.- Mucho respeto: Existen las jerarquías pero eso no significa que vas a maltratar a la gente. Eso ha hecho que todos los actores sepan el significado del respeto y que todos somos iguales.

Si deseas tener más información sobre las carreras de artes escénicas ingresar aquí.

 

Categorías: Artes

Etiquetas: ,,

Deja un comentario

Tu email no será publicado.